miércoles, 14 de octubre de 2009

¡Qué Bárbaro!

Señoras, señores, y frikis todos. Se acabaron los exámenes. ¡Soy libre para volver a torturaos con un artículo cada semana!. Chst chst chst. Nada de salir corriendo. Ya sabéis: es el artículo o el horno. Bueno, pensándolo bien ¡corred amigos, corred!. Con esto de los exámenes me he quedado en los huesos, tengo que recuperar un poco. ¿Dónde dejé la receta aquella de...?.

¿Qué decís? ¡Os he oído susurrar!. Así que "esta Marxi nos cocina en salsa bárbara, verás tú", ¿eh?. Pues no, queridos frikis, podéis estar tranquilos. Acabo de darme cuenta de que no quedan tomates, y no me apetece ir a comprar. Pero aprovecharemos el título del post. Tengo un as en la manga. No os libráis.

Vaaale, me habéis pillado. Es salsa tártara.

Resulta ser que en una web que visito mucho últimamente se hacían eco hace algunos días de un curioso suceso, del que Meristation salía bastante mal parado, desde luego no sin razón. Y no pude evitar la nostalgia, los viejos tiempos de la cacareada web, cuando era chiquitina, empezaba a conocerse... y no quitaba nota a los juegos por ser de géneros minoritarios. Ejem. Tampoco recuerdo mucho de las notas o la redacción porque era una mocosa. Me acuerdo del diseño sencillote que iba evolucionando, de algún análisis sueltecillo, de los cuatro gatos que había allí metidos. Hay algo que recuerdo muy bien, un lugar que me encantaba, especialmente a un personajillo que por allí pululaba, que es a lo que vamos.

Corrían los años 90. Por aquel entonces no levantaba dos palmos del suelo, llevaba trencitas y aparato dental. Y me apasionaban las aventuras gráficas. No es que se me dieran demasiado bien, en realidad a veces no me enteraba de la mitad. Vamos, no lograba resolver ni uno de los enigmas (eran imposibles), pero me lo pasaba pipa paseándome por los escenarios horas y horas. Claro que al final te desesperabas, día tras día sin avanzar nada.

¿¿PERO PORQUÉEE?? ¡¡Si ya he probado TODO!!

Entonces ¿qué hacía? Pues lo normal en estos casos ¡pedirle ayuda a papá! Para eso era el friki con experiencia de la casa. Entonces, un día, aparecía por casa con un montón de papeles impresos llenos de letras. Creo que nunca quise tanto a mi figura paterna como cuando leía "Guía de..." justo debajo del banner de Lara Croft censurada.

Y es que hay banners y banners, ¿verdad chicos?

Por lo general mirabas el parrafillo que hablaba del trocete donde te habías quedado colgado. Bueno, luego siempre caía algo más... no mucho. O al menos eso intentaba. Pero todas salían de aquella sección asociada llamada El Rincón de la Aventura, dedicado exclusivamente al género de las AG, con análisis, guías y noticias. Era como otra Meristation, pero en chiquitín. Tenían su propia estética de web y todo, con su brujulita. Hasta una sección de "consejos para avanzar en una aventura". Una monada, oye.

De paso recordamos cómo imprimían antiguos cacharros. Qué tiempos.

Como decía, solía leer un cachito de la guía. Pero había guías donde me apetecía seguir leyendo. Te enganchaban, y no era por la historia del juego, o porque te contaran cómo acababa, ni porque quisieras llegar cuanto antes al final. Simplemente eran amenas, divertidas, parecían más un relato que una solución a un juego. Entonces me dí cuenta de la firma al lado del título del juego: El Bárbaro. Siempre él.

Por lo visto, los juegos no son lo único que se le daba bien. Groar.

¿Quién era este personaje? Para mí, una especie de supergenio. Tenía en su currículum las soluciones a casi todas las aventuras gráficas que jugaba. Y encima parecía que le resultaban fáciles. Pero él no te contaba sólo cómo hacer las cosas. Nada de "ve aquí, coge aquello, úsalo con lo otro y dile a Futanito lo de más allá". Bueno, sí, claro, es una guía, eso hay que decirlo, pero, como dicen, hay formas y formas. Vale, vale, me explico.

Para empezar, el señor del hacha élfica (dato extraído directamente de uno de sus escritos) solía colocar, a modo introductorio, un par de párrafos presentando el juego en tono cómico. Desde hablar con el Lobo Feroz hasta referencias deportivas. También solía hacer referencias personales. De todo, pero siempre con humor. Supongo que eso le salvó muchas veces de volverse loco intentando desatascarse en algunos titulillos. ¿Un par de ejemplos? Vamos allá.

"Estamos de nuevo en el bosque de Cuentolandia. En nuestra última entrega, dejamos a El Bárbaro y al Lobo Feroz despistando el hambre de presas femeninas vírgenes echando una partida al Terratopia con el PC que El Bárbaro se había llevado al campo."
Extracto de la solución a "El Sulfato Atómico"
Meristation, 1999


"En segundo lugar, reconocimiento al compañero de sudores y sufrimientos con este juego, a DAVE, aventurero madrileño, que me suministró el modo de resolver el acertijo sobre la maldita ascendencia de cierto escocés, puesto que servidor lo había superado por chiripa. Una posibilidad sobre 256 y me salió. Jarl."
Extracto de la solución a "Hollywood Monsters"
Meristation, 1998


Sus análisis solían estar divididos en varios capítulos de título propio para facilitar la lectura selectiva sin spoilers. A veces no te encontrabas igual, pero el tío lo intentaba. Otra de sus señas de identidad es el enfocar desde puntos distintos sus artículos, de la primera persona a la introducción de "frases célebres" inventadas por él mismo. Y por supuesto, con un desarrollo lleno de gags que te hacen reírte incomprensiblemente de atascos que te han hecho jurar en arameo meses y meses. Pongo un ejemplillo, intentando no spoilear, y acabando ya, que está quedan muuuy largo.

"Como no acabes ya no te salva ni El Bárbaro, Marxi, que me estás espantando las ovejas"

"Fastidiado por no poder ayudar al payaso, se decide a visitar el espectáculo adicional, en el que se encuentra un par de preciosas siamesas [Nota de El Bárbaro, autor de la solución: lástima que no hubiera una resolución mejor para admirarlas mejor, ¡leñe!]."
Extracto de la solución a "DarkSeed 2"
Hallado en el foro
Aventuras Gráficas.


Resumiendo, para que acabéis la cabezadita en el sofá/cama. El Bárbaro era otro adicto a las aventuras gráficas que reflejaba en sus soluciones el mismo humor absurdo que le hacía evitar tirarse de la terraza cuando jugaba. Un tío con el que daría gusto tomarse un café y hablar de los viejos tiempos, cuando todos éramos jugadores cercanos y no se subía a la cabeza lo de publicar en una web conocida.

4 comentarios:

Paskuator dijo...

¡Gran artículo y grande el Bárbaro! Que no sólo era el mejor del hero quest*, sino que también aprendió a leer y escribir para poder quitarnos nuestros traumas videojueguiles :)

Como ya he dicho, buena cultura videojueguil plasmada, Marxi, ¡Vuelta a las andadas!

*Yo en realidad me pedía al mago, y lo que no cobraba en el juego (si venían muchos enemigos, utilizaba un hechizo para atravesar paredes, me escaqueaba, y mataban a todos mis compañeros menos a mí), lo cobraba fuera... Pero eso es otra historia.

Marxianna dijo...

Gracias por su (espero) sincera opinión querido Pas!!:) Era un gran tipo!

No sé si lo adivinarás, pero yo sí me pedía al Bárbaro en el Heroquest...por culpa del que había conocido en Meristation!!!XDDDDD

Paskuator dijo...

Mis opiniones son siempre sinceras, querida Ana :). Otra cosa es que a veces den un poco de vergüenza ajena x_O jajaja

Yo las guías siempre las he utilizado para las aventuras gráficas (¿existen de hecho guías para otros géneros? :S)

Marxianna dijo...

¿Vergüenza ajena? El único que la siente por sus comentarios a veces es usted, querido Pas. Aquí es muy respetado y querido. sus opiniones van a misa!

Las guías son imprescindibles para las AG, especialmente para algunas!!:S

Pero sí, hay guías para los Survival, los juegos de aventuras, algunos shooters, los RPG e incluso algunos de plataformas, para conseguir todos los extras ;)