miércoles, 1 de febrero de 2012

¡¡Bliiiiii!!

¡¡Bliii, queridos frikiduneros!! Digooo, hola a todos. Otra entrada, estamos que nos salimos, ¿¿Eeeh?? Ni nosotros nos lo creemos. En espera de que se cree la nueva sección que revivirá la etiqueta "videojuegos", donde os hablaremos de los juegos que hemos adquirido bien baratetes y os pondremos los dientes largos con juegazos y dejaremos que os riáis de nosotros con las meteduras de pata (pero no muy alto, como os oiga Nikt no respondo), traigo un análisis videojueguil. Para abrir boca.

Hoy vamos con todo un exitazo del año pasado. Fue una oferta con DLCs y todo bien baratita en Steam, y desde luego valió la pena. Arrowhead es el responsable de este hilarante rol "hack & slash" ambientado en un mundo fantástico y protagonizado por magos de colores diversos, al más puro estilo Bobbyin Theadbare. Hablamos claro de...


El planteamiento no puede ser más sencillo: tú y tu maguete (y los de tus amigos si se tiene ocasión) sois los encargados de librar al mundo del mago renegado más peligroso de la orden, que quiere destruir el mundo. Allá que vas pues, siguiendo la pista de la destrucción y matando todo lo que haya en el camino, que es mucho. El ritmo es frenético, hay enemigos en pantalla a todas horas. Además, con esas túnicas tan discretas no hay forma de esconderse, morir es el pan de cada diez minutos. No sólo no os aburriréis, es posible que os explote la cabeza.

"¡Tanto hechizo  de moverse en el tiempo, mira dónde nos has traído!".

Eso sí, no esperéis un juego serio. Es una parodia en sí mismo, los protagonistas son antihéroes, las situaciones absurdas y los diálogos hilarantes, además de un montón gags a películas, otros juegos... También tienen a Vlad, un gran tipo que, aunque lo parezca, no es un vampiro. La estética es sencilla, muy colorista, apoyando a ese concepto de juego divertido y cómico.

Las pantallas de carga tienen útiles advertencias. 
Aquí, "peligro de deslizamientos".

Lo realmente innovador es el sistema de juego. En Magicka no encuentras pergaminitos, los pones en la barra inferior del menú y los usas a base de numéricos. Nop, cada vez que quieres lanzar un hechizo has de cargarlo, mediante la combinación de hasta seis de los ocho elementos básicos (a saber: agua, hielo, fuego, escudo, tierra, vida, arcano y electricidad), cada uno con su respectiva tecla. Por ejemplo, se resucita al compañero combinando vida y electricidad. Se pueden hacer auténticas barbaridades, en serio, no hay límites. Aparte de eso existen unos libros abandonados por ahí llamados "magickas" con potentes combinaciones. Se pueden lanzar los hechizos a uno mismo, a otro u otros y a la zona. Y atentos, porque es un juego de magos SIN MANÁ. Así, como lo leéis: hechizos ilimitados. Y menos mal, si no sería imposible.

En cuanto a los modos de juego, aparte de la campaña tenemos el modo desafío (misiones cortas) y supervivencia (venga bichos sin paraaaaar, por oleadas). Todos los modos, y ahí radica otro gran atractivo de Magicka, están disponibles en multijugador. Hasta cuatro jugadores online y/o en el mismo ordenador, combinando hechizos, disparando otros... ¡¡Así hasta puede que sobrevivas unos minutos más!! O menos, porque, queridos frikiduneros, hay fuego mágico amigo. Multiplicas la locura, multiplicas el caos, multiplicas la diversión.

Ahora también conquistando mundos de otros juegos.

Por último, los miles de gritones de DLCs del juego permiten desde ampliar con campañas y escenarios extra hasta añadir los vestuarios más exóticos para nuestros magos (como Reservoir Dogs o mi amado Tentáculo Púrpura).

Pero no todo en el mundo de la magia es bonito y de colores: como los mismos desarrolladores explican, no tenían demasiados recursos al crear el juego y decidieron centrarse en la jugabilidad, dejando de lado la optimización. Así, el juego no rula en algunos ordenadores con gráficas determinadas o genéricas, o va demasiado lento. Esperamos pronta solución.

¡¡Esto es Magickaaaa!!. Olvidaos de pociones, escudos, cambios de túnica y zaranjadas de esas, lo único que necesitáis es ocho elementos, un bastón y un arma cuerpo a cuerpo, por si se acercan demasiado. Y recordad: vida y electricidad, vida y electricidad.

2 comentarios:

tuttoeniente dijo...

Mucho hacer post pero poco jugar al juego. Esto con Cthulhu no pasaba.

Marxianna dijo...

Si lo hubieras leído entero verías que propongo días y horas en que seguro estaré jugando.