miércoles, 10 de octubre de 2007

Videojuegos viejunos: aventuras textuales.

Hola a todo el mundo. Ésta va a ser la primera de una saga sobre esos videojuegos de antaño en donde los autenticos (frikis) jugones de la época, se pasaban horas y horas de sano e inútil ocio.

Y qué mejor manera de comenzar que con un género clásico entre los clásicos:

las aventuras conversacionales (de texto)

Éste no es un ejemplo representativo.
L@s verdader@s machos/feminas juegan SÓLO con texto.


Las aventuras de texto no eran otra cosa que una pantalla de palabras blancas sobre fondo negro (o lo que es lo mismo, ejecutándose tipo ms-dos), en donde al igual que en esos célebres libros de "elige tu propia aventura", debíamos completar una misión o desproposito en base a nuestra supuesta inteligencia, y más que probable suerte y enfasis reiterativo. Aquellos precámbicos que recuerden los ochenta más allá de los escarceos artísticos de Almodovar, y los no menos memorables anuncios y carta de ajuste, tendrán en mente a ordenadores como el spectrum, el amstrad, el C64 y el msx, entre otros, al tratar este tema.

Y es que en verdad no hacían falta mucha virguería técnica. Jugar a estas aventuras era como leer un libro que tú ibas creando sobre la marcha. Se presuponía que el siempre sabio jugón tenía la imaginación y el buen gusto necesario para recrear en su mente el contexto que se nos narraba. Eran otros tiempos... en donde no había Antialiasing a 16x, motion blur, ni demás pijadas actuales cercanas a la epilepsia visual.

¡Fotorrealismo, inmersión 3D!

¿Cosas a favor de este genero? Que según lo vieses eran bastante rejugables. Uno se terminaba una historia, ok. Quizá todo estaría bien hecho, pero... ¿Qué hubiese pasado si en vez de elegir esta opción hubiese elegido la otra?¿Habría quizá un camino alternativo? ¿He pillado todos los objetos? Quitando la obvia -aunque más que suficiente- simplicidad de la época, uno no podía más que hacerse de vez en cuando esas preguntas, y más si eras un niño.

No hay que olvidar que en cierto modo eran casi educativas, ya que a no ser que fueran muy gañanes, los programadores se esforzaban en escribir correctamente, y mejoraba la comprensión lectora y sentido ortográfico del chaval en cuestión.

Como siempre, hay excepciones... He aquí un pionero del fenómeno Hoygan en España.

Las aventuras conversacionales, al igual que su hijo pródigo (las gráficas con el sistema SCUMM de Ron Gilbert), han casi desaparecido a día de hoy, quedando relegadas a meros instrumentos anacrónicos que a -casi- nadie le importan. Pese a esto, hay webs en internet que siguen interesadas en el tema. El más claro ejemplo es CAAD ( http://www.caad.es )

Veremos dentro de diez años más...

--------------

Un ejemplo de aventura conversacional adaptada a nuestros días, sería Las llaves del tiempo. Pongo este ejemplo y no otro, porque me lo bajé hace dos días, y estoy atascado. ¿Qué co** hay que hacer una vez estás en la oscuridad? Pues eso, que si alguien sabe la respuesta que la ponga en comentarios, que no puedo dormir del trauma por inutilidad.

Para que luego digan que estos juegos no son adictivos...

Saludos

6 comentarios:

Marxianna dijo...

Vaya,un artículo sobre los siempre olvidados!!

Realmente merece la pena recordar que antes podíamos jugar sin super graficazos, ni ajuste de pantalla, ni directX,ni leches. Hasta sin interfaz!!! Y lo buenos que eran los juegos,además que sí!!

Aunque no lo creais, todavía hay gente que hace juegos conversacionales!! Y son juegos de rol masivos, de esos que te creas un mundo y la gente pulula por allí y hace cosas. Están muy muy currados, pero solo los entienden los auténticos frikis xDDD

Paskuator dijo...

Sí, el artículo muy bonito y todo eso, ¿pero qué hay de la solución del juego de las llaves? ¡Qué sigo en la oscuridad!

xDDDDDDDDDD

niktgrump dijo...

Con dos, Pask xDDD Toma ya, empezar una saga con el que seguramente sea el género más desconocido y olvidado de los videojuegos.

A mi particularmente nunca me han gustado mucho y eso que lo intenté, lo juro, en los (ejem) tiempos del Spectrum, sí. Pero a la tercera vez que me decía "No puedo hacer eso" o "No sé que es un 'loquesea'" mientras en el texto aparecía que en la sala habia uno.... pues reseteaba.

Además como leches explicas a Thorin en inglés que te aupe hasta el ventanuco de la celda en The Hobbit, eh? si no se puede gesticular xDDDDDD

Supongo que a estas alturas de comentario que no puedo ofrecerte mi ayuda con el juego... sorry xDDD

Paskuator dijo...

Bueno, tengo que decir que ya sé cómo pasarme la oscuridad del juego de las llaves. Simplemente hay que poner "gritar luz" y se encienden las luces jajajajajajaj

Sé que a nadie le importa esto, pero me hacía ilusión, qué coño.

Saludos.

VIDEO_CHEMI dijo...

Que grandes los videojuegos viejunos! las aventuras conversacionales eran desesperantes,jaja pero me encantaban.Nosotros estamos empezando un blog de videojuegos y nos gustaría saber vuestra opinión, que nos comentarais y nos dijeseis que os parece y tal.

http://www.gameover-dose.blogspot.com

Linuxica dijo...

No sé si seguirás interesado en las aventuras conversacionales, y tampoco sé si seguirás atascado en la aventura de la que hablas.
En el caso de que ambas respuestas sean afirmativas te aconsejo que te pases por el foro del CAAD. http://foro.caad.es
Ahí encontrarás la solución a la aventura, al autor por si quieres decirle 4 cosas, y a más gente que sigue interesada en estos juegos.