martes, 19 de octubre de 2010

Frikidune Mostreando. Hoy: Colin Farrell intentando ser Caratriste.

Queridos frikiduneros ¿alguna vez os habéis preguntado de dónde sacamos algunas de las películas desorbitadamente frikis que analizamos aquí? Ha llegado el momento de desvelaros la verdad: es culpa de la Mostra de Valencia.



Sí, queridos amigos, lo es. En el año 2006 descubrí este festival de cine, que además me pillaba al lado mismo. Según salía de casa, a la izquierda y todo recto. Gracias a unos amigos me enteré de la existencia de unos trocitos de papel maravillosos llamados "Pases de prensa". Y de ésa forma fui la primera frikidunera acreditada en la Mostra de Valencia. Desde entonces, todos los años he asistido, buscando joyas como aquella que encontré el primer año, manteniendo la esperanza. Pero este año no os libráis. Los enviados especiales le hemos cogido el gusto a ésto de los reportajes en festivales con el Sitges de 2009. Así que preparaos para una avalancha (o casi) de películas diversas, frikis, no frikis...de todo,vamos. Hasta el viernes, fin del festival, tenemos pelis a ver para aburrir ¡¡Empezad a temblar!! ¡¡De cine os vamos a empachar!!.


15/10 DÍA UNO. TRIAGE.

Había llegado el momento. Era esta tarde. Comenzaba la Mostra. Tenía que estar preparada para todo. Aquello iba a ser la maldita jungla, con posibles peleas incluidas. Pero no me iban a amedrentar. Iba preparada: mi equipo de reportera contiene provisiones para casos de aislamiento, agua del grifo y una porra plegable, por si hay que abrirse camino entre los demás cuerpo a cuerpo. Ésta iba a ser una de las películas favoritas de los espectadores, estaba segura. Y era el estreno. Tenía que estar preparada... y lo estaba. Así que saqué mi entrada y me senté, alerta, a esperar la apertura de la sala para ver...




Ésta mismo, en la sección Ciudad de la Luz. Mientras esperaba, intentando cuadrar horarios, a mi lado justamente se habían adelantado a todos los periodistas: familiares de los niños protagonistas de un corto proyectado en la sala de al lado, les hacían un auténtico photocall improvisado junto a los carteles del mismo. No hubo manera ni de hacerle una pregunta a los chavales. Ni siquiera los reporteros pueden competir con las madres efusivas.

Conseguí un buen sitio sin tener que luchar mucho con la escasa multitud. Pensaba que unir a Colin Farrell y a Saruman (nunca me acuerdo de su nombre real, pobre hombre) era un gancho mejor. A mí me había inquietado al menos.

-Cari, no te tenses, pero no ha venido casi nadie al estreno.
-¡BUAAAA!

Empezó la peli. Resulta que Farrell, un fotógrafo de guerra de los ochenta (no lo sabía, mira tú), se va en misión suicida a Kurdistán con un amiguete, concretamente a un hospital improvisado en una roca. El médico del lugar no es que tenga muchos medios, así que debe disparar a los enfermos incurables (señalados con una pegatina azul), para ahorrarles sufrimientos. Desde allí consiguen que les lleven a una ofensiva contra los iraquíes, donde David, el amiguete, se raja, decide que no quiere ver más horrores. De alguna forma Mark, o señor Farrell, resulta herido; consigue volver a casa, aunque está raro por todo lo que ha visto. El amiguete no ha vuelto aún. Preocupada por su noviete, Paz Vega convence a su abuelo (Saruman) de que lo trate. Éste escarba en sus más profundos miedos, hace su magia para descubrir sus anécdotas más dolorosas mediante flashbacks, hasta le obliga a hacer dibujitos en la pared... y claro, cualquiera le dice que no, te arriesgas a ser perseguido por un montón de orcos. A partir de aquí no os cuento nada, por si la veis. El desenlace no está mal.

¿Quién dijo que no se puede ir cool a cubrir una guerra?

Básicamente he de destacar el papel de Colin Farrell, que hace un intento de imitación sublime de Caratriste, o Nicholas Cage como le llaman algunos. Está toda la película a puntete de llorar a moco tendido, aunque sólo al final le dejan hacerlo. Saruman está bastante bien, y eso que fue sin bastón ni nada, hasta hace unos buenos pinitos con el castellano. El papel de loquero le va muy muy bien. Su tratamiento es de lo mejorcito de la peli.

¡No escaparéis de su psicoanálisis!

Las escenas del campo de batalla, el hospital de campaña y los flashbacks están bastante bien también, pero les falta algo de realismo. Muy bien rodadas, centrándose en lo importante gracias a la cámara convertida en fotográfica, pero falta fuste. Quizá Farrell estaba tan triste que no te lo puedes tomar totalmente en serio.

Para no meteros más rollo, resumiré en "película curiosa", más o menos lo que esperaba. Si tenéis oportunidad de verla no está mal, aunque probablemente os dejará el regustillo de que podía haber sido mucho más.

VEREDICTO FINAL: 6 (hubiera quedado mejor una imitación tirando a Michael Caine...pero para eso tendrían que cambiar de actor principal).

2 comentarios:

niktgrump dijo...

Que reportera más dicharachera xDDDD

Buen articulo Marxi, aunque reconozco que odio al Farrell

Marxianna dijo...

Gracias,Nikt,en mi oficio casual es un buen piropo xDDDDd

Me alegra que te haya gustado. Si hubieras visto la peli sólo le hubieras tenido lástima xDDD